Marilyn Rossner. Puerto de La Cruz. Tenerife

Diez y media de la mañana, Puerto de La Cruz, Tenerife, Hotel Maritín un domingo diferente. Marilyn Rossner la médium canadiense se dispone a comenzar la sesión de introducción a la vida espiritual. Salón de conferencias rebosante de espectadores pendientes de las manifestaciones del otro lado, del lado del mundo espiritual.
Tras una larga introducción de preparación para los acontecimientos que acontecerán la entrada del año 2012, Marilyn con su cuerpo inquieto se dirige al público, le sigue su traductora, una voz sensual que irrumpe en el silencio de la sala. “Can i speak with you?”, dice la medium y se traduce en la sala: ¿puedo hablar contigo?, a lo que el espectador sin mediar un ápice de duda responde; sí. Es así, de forma inmediata como la médium entra en contacto con el mundo espiritual. En esos momentos transmite a los asistentes las energías y mensajes que vienen del otro lado, sin lugar a duda, un mundo lleno de esperanza y sabiduría, que deja a los asistentes en un silencio casi sepulcral.
Allí me encuentro, expectativo, observador, pendiente de que se me manifieste mi entorno espiritual, mis energías presentes que desde ese día percibo más positivas, que me envuelven en un áurea llena de color y con ganas de transmitir el mensaje de los sabios, como dice Brian Weiss en sus libros.
De un lado al otro de la sala, Marilyn de desliza sobre unas zapatillas planas que la hacen sin duda más pequeña, una silueta de niña de doce años, pero con una altura inmensurable ante tanto mensaje.
Los allí presentes no daban crédito ante tanto acierto sobre los aconteceres en el mundo espiritual, sin lugar a ludas un aliento para quienes perciben que éste es el único y lugar donde vamos a convivir. Desde luego su mensaje se convirtió en un aliento de esperanza, un reflejo manifiesto de una vida pletórica que debemos acontecer para no enfrentarnos a un mundo espiritual lleno de oscuridad.
Difíciles son de encontrar las palabras para describir la sensibilidad con que se expresaba una y otra vez, con la que transmitía sus mensajes desde el otro lado, innumerables fueron las experiencias expuestas, pero sin lugar a dudas, pertenecientes al mundo personal de cada uno de los asistentes, a sus dudas, a sus preguntas, a la conexión con el mundo sensitivo, pero en definitiva daban respuestas individualizadas pertenecientes a cada uno de nosotros, donde la repuestas se encontraba en cada uno de los asistentes.
La experiencia termina cuando casi son las catorce horas, donde se le brinda un pequeño homenaje entre los asistentes con motivo de sus cumpleaños, un grupo de voces local irrumpe en la sala, y cantan a Marilyn, se acabaron los mensajes, es hora de manifestar la gratitud ante las hora de exposición y contacto con el mundo espiritual.
Marcho después de un beso que le dejo, sin un mensaje, pero quizás con la lección aprendida, no se han manifestado, quizás en otra ocasión, o por qué no, al igual me llevo los mensajes dentro de mí y se irán decodificando a medida que reflexione sobre lo que aconteció el domingo cinco de febrero de 2011, cuando de manera fortuita me encontré entre los asistentes buscando una respuesta a mis preguntas.
Gracias Marilyn por llenar mi corazón de respuestas, y que el mundo espiritual te llene de color y sabiduría para que la sigas transmitiendo por esos lugares que llaman mundo.

Doctor Orlando Gutiérrez Rodríguez
Lcdo. en Ciencias de la Información. Periodista

DECLARACIONES DE: PÉREZ REVERTE, SÁNCHEZ DRAGÓ Y LYDIA BOSCH.

Esto es lo que nos espera a partir de ahora en los medios, me pregunto en ocasiones. Todo vale parece ser. Utilizar una red social con despropósitos e insultos contar de vender libros, no sé dónde queda la credibilidad de un periodista.
Hacer declaraciones sexuales insultantes, e incluso delictivas; claro que si fueran en nuestro país, contar de promocionar sus últimas publicaciones.
Y finalmente la justicia da la razón a Lydia Bosch. Pero qué es todo esto. Todo se incluye en páginas pares, en pequeñas gacetillas como si nadie las leyera, pero afortunadamente hay lectores avispados y con un sentido crítico que las encuentras husmeando en los periódicos nacionales y locales.
Un país que ha perdido el norte, que anda desorientado, donde cualquier declaración pública cuanto más rocambolesca sea, más eco se hace en los medios de comunicación contar de distraer la atención de una realidad en la que estamos inmersos y en la que nadie cree salir de ella.
Necesitamos un cambio urgente, una limpia de políticos, periodistas, comunicadores, tertulianos mercaderes, en definitiva, si no acabamos con esto pronto, irá calando en la sociedad y lo convertiremos en un problema social y generacional, para tener que volver a la escuela donde muchos no han ido para iniciar nuevos valores y compromisos con este país nuestro, al que quiero y lucho diariamente con tal de verlo donde estábamos años atrás; referente de otros muchos.
Por favor, recoge tus bártulos y vete ya, seas uno u otro. Déjanos luchar y vivir en condiciones no impuestas, y ahora enciendo un cigarro para echar todo el humo que pueda en una cafetería bajo una tertulia que no encuentro en los medios.

INDIGENAS Y MALGACHES:

Casi todas las colonias francesas del África subsahariana adquieren su independencia en 1960, con una relativa calma y consenso, ha excepción de Madagascar y Camerún que sostienen luchas armadas después de la segunda guerra mundial. A partir de1830 Francia comienza su expansión territorial, creando un imperio colonial.
Durante la primera guerra mundial 8 millones de soldados del África subsahariana y Madagascar, son movilizados por el ejército francés, 50.000 llamados “Indígenas negros y Malgaches” mueren.
En 1931 se intenta limpiar la imagen de las colonias y el rol civilizador de Francia a través del mundo en la “Exposición Colonial Internacional de Paris”, en 1936 Leon Blum, ministro de las colonias acuña el término “civilización altruista”, con la buena intención de mejorar la situación de los indígenas, igualar los salarios a Europa, luchar contra el trabajo forzado.
Durante la segunda guerra mundial, más de 250.000 “Indígenas negros” son enrolados en el ejército francés, más de 30.000 mueren.
En 1941 la famosa “Carta del Atlántico” exprime la idea de “el derecho de los pueblos a escoger la forma de su gobierno”
Frantz Fanon, cuyas obras recomiendo teorizó el tercer mundo, analizó el interior neurótico de los negros y su sentimiento de inferioridad vis á vis de los blancos, heredado por la esclavitud. Su obra “los condenados de la tierra” 1961, con prólogo de Sartre está en plena vigencia y actualidad.
La Conferencia de Banduj en 1956 marca el inicio de una posición común e independiente, una llamada contra el colonialismo, imperialismo y segregación, en favor del desarrollo económico del tercer mundo.. La ley Deffere en 1956 marca un precedente y prevee la instauración de sufragio universal en las colonias, la “Communauté” en época del presidente francés De Gaulle ayudan a iniciar la independencia de más de 14 países africanos, los que nos quedan más cerca son Senegal, Mauritania y otros más lejanos pero en nuestro continente, Togo, Mali, Niger, Tchad, Gabón y la lejana Madagascar.
Mención aparte merecen Marruecos y la Argelia de los “pieds noires” que en otra ocasión trataremos.

Jorge Calamita, Periodista.

Hoy voy a contar una historia de Indios:

Cuando era pequeño y sólo había un canal de televisión, en blanco y negro, por supuesto, y después de la sobremesa, me echaba a ver la película de por la tarde con mi padre; siempre era de indios. El me abrazaba contra su pecho desnudo para que no me cayera de la cama. Yo siempre pendiente de los indios.
Los indios luchaban, viajaban, emigraban una y otra vez, pero siempre perdían. Y sábado tras sábado, en la sobremesa, yo esperaba bajo su regazo que un día ganaran los indios.
Él me apretaba con fuerza mientras se oían los tiros de los vaqueros. Yo mientras oía el latir de su corazón: “tuc, tuc. Tuc, tuc”.
Ese latir es el que hoy escucho. Bajo el silencio y la brisa del barranco, es el cariño que de forma manifiesta me trasmiten todos ustedes.
Y yo siempre pendiente de los indios. De las causas perdidas, de los menos agraciados, pero siempre en el lado de la lucha.
Luego los compraba en miniatura, más tarde los coleccionaba hasta el día de hoy, y cuando un día me di cuenta que no hablaban, quise viajar como ellos, y puesto que la imaginación es algo maravilloso me llevó a escribir, a formarme como periodista, a viajar cada vez que quisiera como hace un pintor con su pincel sobre un lienzo en blanco.
Hace unos años cuando me nombraron miembro de la Cátedra de Arquitectura Vernácula de La Oficina de Historiador de la Ciudad de La Habana, Cuba, sentí que los indios habían ganado por una vez. Sentí de nuevo pese a la lejanía el latido de ese corazón, tuc, tuc, tuc, tuc, que estaba junto al mío.
En otra ocasión, paseando por la calle Obispo, en La Habana Vieja, en dirección hacia el Capitolio, era yo quien abrazaba a mi padre, lo protegía como el hizo conmigo cuando era pequeño. Ganaron los indios pensé.
Siempre ganan. En el interior de cada uno de nosotros.
Amaba las piedras viejas, la madera podrida, la distancia, en definitiva nuestro patrimonio tanto tangible como intangible. De ahí que hoy estemos en un lugar emblemático, antiguo, desde donde se escucha el andar de nuestros abuelos, nuevamente habían ganado los indios.
Creer en las causas perdidas me daba fuerza para seguir luchando. Fijarme en los visionarios, en quienes transmitían algo de una forma u otra, me hacía ser observador, y escuchar atento a quienes sabían muchísimo, esto me forjó en el arte de la palabra.
El miércoles pasado, cuando apenas ya no me quedaban flechas para seguir luchando. Nuevamente me acogieron entre sus brazos, me apretaron fuertemente. Estaban conmigo, y me dieron una bocanada de aire fresco para seguir el camino.
Hace unas semanas estaba en Jamaica, dos meses en África, y tiempo atrás en cualquier lado del mundo, emigrando como los indios, pero siempre en la mejor de las compañías, sentía de nuevo ese tuc, tuc, no era el suyo, pero lo sentía como cuando era pequeño, estaba protegido. Viajando con las alas que me dio la imaginación y la libertad. Como quiero que hoy hagan ustedes, brindados bajo el color, la música, y la imagen de Andy Warhol y Almodóvar; los perdedores que he visto vencer.
Con el tiempo, con la distancia, y con la formación, entendía la Cruz que pendía del cuello de mi padre. Hoy la entiendo desde el sincretismo y el respeto a cualquier tipo de pensamiento y creencia.
DR. ORLANDO GUTIÉRREZ RODRÍGUEZ
PERIODISTA