AHORA

Anuncios

LLEGARÁ ABRIL

Y de nuevo Abril como cada año. Éste se hizo esperar.

Preparado para la apertura de los postigos, para que entre la luz de la primavera.

El sonido de la vida eclipsará el silencio de la oscuridad.

Color a turquesa llega a la memoria desprendiendo el olor a cambio.

azul

Ya las noches no serán tan largas y oscuras,

porque estarán alimentadas por las fantasías venideras.

Atrás quedará el oscuro invierno y el improperio de las palabras.

Y las sendas se convirtieron en caminos,

y los caminos en soluciones,

que hacen desplegar las alas a cualquier ave viajera.

Sí, Abril.

Así será. Como cada año.

Devuélveme la paz interior que me arrebataste con la lluvia del invierno.

Tráeme de nuevo el sentido de las palabras.

Enseña tu torso desnudo,

y deja que bese su aliento.

Apriétame con fuerza, para que eterno sea el suspiro.

Abrazo los días de sol,

porque se llevaron el silencio.

Oh Abril loco, desgarrador y aventurero;

estoy preparado para el viaje.

He desplegado las alas, arrojando el abrigo del pasado.

Tu sol ha calentado los sentimientos de mi alma perdida,

ahora la llama llega hasta mi corazón

consintiéndolo de paz y amor.

Estoy preparado.

Y si tu calor me abraza.

seguiré volando para encontrarte donde te hayas perdido.

Siempre en el azul turquesa del mar,

donde abrazaste mi aliento y te llevaste los suspiros.

Estoy preparado.

Siempre Abril.

Dr. Orlando Gutiérrez Rodríguez / Periodista

 

JUEGOS DE LA INFANCIA

niño_gambia

Era sobre 1981 donde la niñez pierde cualquier carácter de adulto.

No existían los juegos de consola y en la televisión aún sólo se veían dos canales.

Por las tardes, después del colegio y la merienda jugábamos en los patios. Cerca de las casas así nos controlaban los mayores.

Miguelito, mi amigo de color, pasaba muchas tardes en mi casa.

Su padre era un ilusionista venido a Tenerife a hacer fortuna. En ocasiones nos sorprendía con trucos de magia que nos dejaban abstraídos del mundo de los mayores.

Su madre, delgada, siempre provista de unos grandes espejuelos (como dirían en Cuba, de donde venían) acompañaba cada día a su marido, ya que él era mayor y sufría de diabetes.

Mientras yo aportaba los soldados, para los juegos de la guerra, a Miguelito siempre le acompañaba una pelota pocha.

Pocha, desinflada, descolorida por el tiempo y uso, pero cada tarde le dábamos unas patadas.

Pocos eran los amigos de aquel niño de color. Aún por esos años nuestro pueblo estaba poco mestizado.

Yo con los valores que me inculcaban en casa lo adopté como mi amigo.

Cuando enfermaba siempre me venía a ver y me aportaba la felicidad de un niño que portaba pocos juguetes. Siempre se deslumbraba con los míos, y sus ojos se iluminaban con los juegos de los soldados.

Un día Miguelito antes de irse de casa me dejó un regalo. Su pelota. Me brindó lo poco y único que tenía. Se despidió y marchó feliz, porque había dejado su tesoro al amigo.

Por la tarde siguiente quiso tentar a la suerte. Aprender a nadar. Y sin decirle nada a nadie se fue a una finca provista con un estanque de riego, y allí, sin pensarlo, se votó al agua oscura.

El agua sucia del estanque encharcó los pulmones de Miguelito que desafiaba a la vida en su intento de saber nadar.

Aquel estanque se tragó a mi amigo; y perdí a Miguelito. Nunca más le volvía a ver.

Treinta y cinco años después, es decir, el pasado sábado coincidí con su madre en una comida familiar. Aún estaba presente.

Magdalena su madre, con la mirada perdida hablaba de aquellas tardes. De su hijo. De mí. Y yo percibía la vida de Miguelito aún entre nosotros.

Nunca lo he olvidado. Esos juegos que la niñez sincera, tierna y desnuda nunca dejan marchar el recuerdo de un niño que tuvo un gran amigo. Miguelito.

Dr. Orlando Gutiérrez Rodríguez / Periodista

ADIÓS AMIGO

Las crónicas desde La Habana han sido desgarradoras. La muerte una vez más ha generado puentes de unión entre culturas, a través del arte como era su forma de expresión con la arquitectura y en su última época con la restauración.

El pasado viernes 29 de enero se esparcieron por La Habana Vieja las cenizas de nuestro amigo Abiel San Miguel Estévez, arquitecto. Un recorrido procesional, una “promenade” como dirían nuestros maestros, por sus obras; fiel a sus últimas voluntades. Desde la Plaza Vieja en torno a su fuente se congregaron amigos, compañeros, directores de cine, cantantes, sus compañeros del paladar, nadie a quien brindó su sonrisa quiso perder su último adiós, su obra lo mantiene vivo.

Hacia la fuente de la Plaza Vieja, en Mercaderes, en el parque Rumiñahui, en la Florería, en la antigua oficina de la calle Mercaderes donde nos conocimos, su patio alberga los secretos mejor guardados de la amistad que perdura en el tiempo. Al callejón del Chorro hacia el Paladar donde sus jardineras brotan alientos de esperanza. Y de allí a la Catedral para finalmente y como buen cubano terminar en el Malecón.

La brisa de la bahía habanera quiso que se quedara entre los allí presentes. Sus cenizas volaron hacia el interior de La Habana Vieja a perderse entre sus obras, por los callejones, a recoger el sonido de la música que nunca muere.

Su legado permanecerá erguido en el patrimonio arquitectónico, en la memoria de quienes nos quedamos aquí, en la brisa con el olor a comida del callejón. En definitiva, en el sonido del silencio cuando se parte de forma prematura.

La vida en ocasiones nos despista. https://www.youtube.com/watch?v=NAHvn1BmJpE

A la memoria del arquitecto Abiel San Miguel Estévez

ÚLTIMOS REGISTROS DE NUESTRO SITIO WEB. Y SUBIENDO

WEB_ENERO

LA SOLEDAD

FOTO_DEL_DIA

ME ARROPÓ LA NOCHE

IMG_1879

Con la noche oscura, cuando en el silencio se cuelan las palabras; son recuerdos.

Los que hablan y susurran al oído y se deslizan su mejilla contra la mía para encontrar el aliento no pedido.

¿Y mañana?, pregunta la noche, desesperada que llegue el día.

Se colarán de nuevo los rayos de sol que espantaron una tarde de domingo.

Y cuando el silencio se convierta en ruido, gritos de susurros, expiran la templanza.

Y el humo del último cigarrillo, que se cuenta por entre los dedos en forma ascendentes, como buscando el cielo.

Esperando que éste se abra y de paso a las palabras que llegan con la luz del día.

Recorro los senderos del pasado, porque así lo susurran las musas de la noche.

Y ellas vienen y me arropan.

Me abrazan.

Me aprietan.

Entrelazan sus piernas con las mías.

Hacia la calle se huele la noche oscura.

En el infinito donde ya no apuntan las estrellas, y cuando la tierra se une con el cielo, se precipitan los recuerdos.

Las notas musicales del sonido del reloj me invitan a dormir.

De nuevo a iniciar el viaje.

Una respiración exhalada, un recuerdo sin miradas.

Unas palabras en el camino.

Tu mejilla contra la mía.

…, y pidió mi aliento.

 

Dr. Orlando Gutiérrez Rodríguez – Periodista